Exportadores vai reivindicar a mudança de política do governo

 el que ya es un mundo que compra menos, últimamente desde los exportadores de autopartes a los de chocolates se balancean al vaivén de clientes que los desplazan por productos “más competitivos”. O sino, optar por otros más baratos. 

Algo de eso le pasa a Norberto Taranto, líder en juntas para motores, a quien no se le puede reprochar haber perdido oportunidades. De pronto, las automotrices radicadas en Brasil con financiación del Banco de Desarrollo brasileño le reemplazan sus juntas por las made in Brasil. Le sucedió con Scania con una tuerca especial que Taranto había desarrollado en Córdoba para el chasis de los camiones. En Alemania, Volkswagen opta por proveedores europeos y una situación bastante parecida sucede en Francia.

Taranto insiste en que su grupo es un genuino exportador de mano de obra, que compone el 30% del costo de lo que envía al exterior. Y admite a renglón seguido que su facturación cayó 20% en dólares este año. En su visión, las cosas mejorarían si el Gobierno quitara el 5 por ciento de impuesto o retenciones que actualmente rige en las exportaciones industriales.

El documento de la Cámara

Esa situación es la que explica, precisamente, el duro e inusual comunicado de la Cámara de Exportadores (CERA). 
Su presidente, Enrique Mantilla pidió un cambio de política, señaló “inconsistencias” en las cifras oficiales sobre comercio exterior, reclamó deudas por reintegros y desmantelar las retenciones.

En la Cámara se habían esperanzado con una baja en las retenciones como la que se acaba de aplicar para las petroleras, en un mercado que domina la ahora nacionalizada YPF.

“Nada indica que vaya a replicarse con otros sectores”, indicó a un industrial con llegada a Cristina que solicitó no ser mencionado. 

Caída en las exportaciones

Por cierto, en este sector los ánimos están crispados. Sencillamente, porque las exportaciones, vienen flojas. 

El Gobierno había proyectado inicialmente embarques por U$S 94.034 millones. Pero lo corrigió a la baja el último setiembre para llevarla a U$S 76.965 millones. Son U$S 17.069 millones menos. Un montón, en este contexto de falta de dólares. 

Mantilla dijo que basándose en esas estimaciones “inconsistentes”, el Gobierno aplica los derechos de exportación, una práctica cuestionada por la Organización Mundial de Comercio.

El dirigente abrió el paraguas sobre lo que puede suceder en 2015. La Casa Rosada proyecta exportaciones por U$S 82.40 millones, mientras la Cámara calcula en U$S 68.000 millones. La diferencia entre ambas llega a 14.240 millones de dólares.

“La proyección de exportaciones del Gobierno para 2015 es totalmente inconsistente con un precio de los granos que cayó 33% en el año.

Los valores previstos para 2015 están en una meseta ondulante y no se ven fuertes correcciones al alza”, indicó Mantilla quien también destacó que “hay que considerar que América Latina crecerá 1,8%, Brasil 1%, el planeta 2,8% y China seguirá desacelerándose al 7,1%”, para insistir en que las exportaciones han caído fuerte en lo que va de 2014 y “lo mismo ocurrirá en 2015”.

En la visión de la Cámara de Exportadores, “el déficit fiscal con alta carga impositiva sobre el sector exportador y los desequilibrios que expresa la alta inflación deben ser encarados y corregidos”, demandó el comunicado. Para Mantilla, “se necesita una nueva estrategia exportadora”. 

Fonte:


Desenvolvido por Controle Online - Desenvolvimento de aplicativos

Hospedado por Go Infinite