Dilma lançou um ajuste fiscal e terão impacto para Argentina

El gobierno de Dilma Rousseff puso en marcha ayer el ajuste fiscal. En realidad es un plan preliminar que contempla el bloqueo de un tercio de los gastos federales y afecta, en esencia, al sector administrativo de los 39 ministerios del país. El ahorro provisorio alcanza a 700 millones de dólares por mes y el recorte, realizado por decreto, fue anunciado luego que se conociera la caída del PBI industrial brasileño en noviembre, que fue negativo en 0,7%.

Estos lineamientos de austeridad continuarán hasta la aprobación del presupuesto nacional de 2015.  Pero luego puede ser peor. Es que una vez que el proyecto de ley reciba luz verde en el Congreso, el equipo económico brasileño dará el programa definitivo que podrá derivar  en un tijeretazo mayor. El corte decidido tendrá un impacto considerable en el mercado interno brasileño, con una previsible desaceleración de la economía de Brasil y una influencia en la Argentina (ver ‘Qué significa el ajuste fiscal…’).

Según la nota oficial del gobierno brasileño la anticipación de los recortes fue “necesaria frente a las incertezas de la evolución de la economía, del escenario fiscal y del calendario del Parlamento, que solo debe retornar a sus actividades a partir de febrero”. El titular del ministerio de Hacienda, el economista Joaquim Levy, había dicho ya que la meta en 2015 es reducir el total de gastos públicos en 24.000 millones de dólares; lo que en principio según afirma debería alcanzar para pagar los intereses de la deuda pública que ascienden este año a 21.000 millones de dólares.

Según analistas brasileños, el retroceso en la industria es señal de que este año el PBI evolucionará por debajo del potencial del país. De acuerdo con el economista Luiz Gonzaga Belluzzo, “hay una probabilidad alta de que el ajuste fiscal en una situación de desaceleración de la economía nos aproxime a una trayectoria recesiva, similar a la del escenario europeo”. El Ceo y dueño de la brasileña Coteminas, Josué Alencar, advirtió a su vez que no basta con el ajuste para recuperar la productividad y la competitividad de las empresas, de modo que en su visión nada permite augurar un año de crecimiento.

Fonte:


Desenvolvido por Controle Online - Desenvolvimento de aplicativos

Hospedado por Go Infinite