Outro sinal de recessão: caiu 16% as importações de combustíveis maio

Otra señal de recesión: cayeron 16% las importaciones de combustibles en mayo

Por el freno en la actividad, las compras al exterior descendieron hasta US$ 767 millones; es la primera baja en casi un año y estuvo liderada por YPF

 

son todas espinas las que le esperan a la Argentina en el camino de la recesión económica. Al menos así parece desde la mirada de las empresas petroleras y de los funcionarios del Gobierno encargados de lidiar con la escasez de energía.

 

De la mano del estancamiento de la actividad, que quedó en evidencia en el primer trimestre del año, la importación de combustibles se desplomó 16% en mayo en comparación con el mismo período del año anterior. Ese número implica toda una novedad para el kirchnerismo.

 

Madre del cepo al dólar, las presiones sobre el tipo de cambio y la pérdida de divisas del Banco Central, la compra de energía al exterior también cayó en junio, según las cifras que manejan en el sector privado y aún no se hicieron públicas.

 

Los números del quinto mes del año son elocuentes. Las petroleras gastaron 767,24 millones de dólares en importaciones principalmente de naftas y, sobre todo, gasoil, muy por debajo de los US$ 921,56 millones de mayo de 2013, según las estadísticas de la Secretaría de Energía. Ese número no incluye las compras de fueloil para abastecer a las usinas eléctricas, que gestiona Cammesa (la compañía que administra ese mercado) y cuyo rastro estadístico es mucho más difícil de seguir.

 

El desplome de mayo es significativo por varios motivos. Por ejemplo, es el primero en casi un año. Las importaciones habían caído por última vez en junio del año pasado. Pero en aquella ocasión se comparaban con los números de 2012, en la época en que el Gobierno tomó el control de YPF. Por aquellos días, la petrolera batió el récord de compras fuera del país para superar los quiebres de stock de las estaciones de servicio, que eran muy frecuentes y crispaban el ánimo de la presidenta Cristina Kirchner.

 

En mayo pasado, además, se quebró la tendencia a importar cada vez más que se había manifestado en los primeros cuatro meses del año pese al freno en la economía.

 

A diferencia de otras épocas, YPF se puso esta vez al frente de la austeridad. Como si Miguel Galuccio, el presidente de la compañía, se hubiese sumado a la cruzada por evitar la salida de divisas que encara el ministro de Economía, Axel Kicillof. Entre las grandes, fue la única que redujo sustancialmente las compras al exterior. Y lo hizo drásticamente: pasó de US$ 152,36 en mayo de 2013 a apenas 9,53 millones de dólares este año, es decir, una cifra que representa apenas un 6% de la anterior.

 

En mayor o menor medida, Axion (opera bajo la marca Esso), Shell, Petrobras y Oil, la petrolera de Cristóbal López, aumentaron sus importaciones. Pero en conjunto apenas se acercan a los números que maneja la estatal, dueña del 55% del mercado de combustibles y, por lo tanto, principal termómetro de las compras al exterior. De todas maneras, fuentes consultadas en esas compañías sostienen que en los próximos meses se sumarán a la baja de importaciones.

 

"Las menores compras de combustibles al exterior tienen más relación con el freno de la actividad económica que con el repunte de la producción doméstica de petróleo y gas, que todavía no marca tendencia", sostuvo el ex secretario de Energía Daniel Montamat.

 

Algo similar entiende Jorge Lapeña, también ex titular de la cartera energética. "Hay varias razones que pueden explicar la caída de las importaciones en mayo. En primer lugar, ha habido una importante baja de la demanda de gasoil automotor, del 9,1% en comparación con el mismo mes del año anterior. También hay un menor consumo de naftas", señaló. Destacó que, de todas maneras, la caída anual en las importaciones es menor a la del quinto mes, y recordó que la menor generación termoeléctrica colaboró con la reducción de importaciones.

 

MANGUERAS DESINFLADAS

 

Todos en el sector coinciden en que el principal motivo por el cual cayeron las compras al exterior es la menor venta en los surtidores, un hecho infrecuente durante el kirchnerismo, que se consolidó en mayo. La demanda de gasoil, el denominado combustible del trabajo, se desplomó un 10%, mientras que el consumo de naftas mostró una caída de casi 4 por ciento.

 

Sucede que el apetito de los automovilistas se redujo a medida que avanzaron la recesión y los aumentos de precios, que acumulan subas superiores al 30% en lo que va del año.

 

Las decisiones del Gobierno muestran que la administración de Cristina Kirchner no esperaba una retracción en las importaciones para este año.

 

Por ejemplo, Economía autorizó para 2014 importaciones de naftas sin impuestos por un millón de metros cúbicos, cinco veces más que los 200.000 de 2013. Así como otros 7 millones de metros cúbicos en el caso del gasoil.

Fonte:


Desenvolvido por Controle Online - Desenvolvimento de aplicativos

Hospedado por Go Infinite