Comece por negociar novos preços

Arranca la negociación por los nuevos precios del Pro.cre.auto

La crisis automotrizLas empresas reclamarán dólares para pagar las importaciones y subas de 12 por ciento.

 

Hoy arrancan los diálogos entre las automotrices y el Gobierno para establecer los nuevos precios que fijarán las compañías.

Las empresas piden un aumento del 12% para los importaciones de sus vehículos, mientras que el Poder Ejecutivo está dispuesto a aceptar un aumento del 5%, en el marco de Pro.cre.auto, el programa de promoción en la venta de vehículos.

Entre las compañías que se reunirán hoy con el ministro de Economía, Axel Kicillof, y la titular de Industria, Debora Giorgi, estarán Fiat, Ford y General Motors. Para el lunes, quedaron Peugeot, Renault y Volkswagen, siguiendo un orden alfabético, según destacaron en una compañía. También habrá reuniones con Toyota, Mercedes Benz y Honda, pero se cree que las mayores disidencias del Gobierno son con General Motors, Fiat, Renault, Peugeot, Ford y Volkswagen.

Hasta ahora, los modelos que están con promociones y descuentos son Ranger, Fiesta Kinetic (de Ford), Amarok, Suran (Volkswagen), Hilux (Toyota), Palio (Fiat), Classic (General Motors), Kangoo Furgón y Clío (Renault) y City (de Honda). Pero las automotrices están buscando modificar su propuesta y promocionar con descuentos otros modelos. Esa es una de los aspectos que se buscará acordar con el Gobierno.

Cada compañía tiene distintas necesidades comerciales, según los modelos que fabrica en el país, los que exporta y los que necesita importar para abastecer al mercado doméstico.

Los consumidores locales demandan coches medianos y chicos, que se compran en Brasil, mientras que las filiales argentinas de las automotrices suelen exportar autos grandes y camionetas. “Eso es bueno, porque los dólares que se generan cuando se exportan autos grandes es superior a los que necesitan cuando se importan vehículos chicos ”, destacó un analista del sector.

Antes de General Motors, las suspensiones de compras de Brasil arrancaron con Renault. La compañía anunció que dejará de importar los modelos Logan, Sandero, Duster y el utilitario Master.

Desde el default forzado por las imposiciones judiciales, el Gobierno profundizó la idea de “exportar para importar”. Esto quiere decir que, para disponer de divisas, las compañías deben exportar por igual monto al que piden. Esa línea, que se aplicó a la mayoría de las empresas en los últimos años, venía siendo capeada por la industria automotriz por su impacto en el empleo.

“Ford exporta una pick up, por ejemplo, cuyo valor es el de dos autos, lo que le da cierto margen de maniobra para importar”, detalló el mismo conocedor. “Volkswagen también está exportando cajas de velocidad a China y México; Fiat destina 80% de su producción a Brasil”, explicó un consultor de las automotrices. “Peugeot tiene un sesgo de mirar más al mercado interno, quizás parecido a Renault”, agregó ese especialista. Toyota tiene un perfil más exportador, mientras que la operación de Mercedes Benz es más chica.

 

Fonte:


Desenvolvido por Controle Online - Desenvolvimento de aplicativos

Hospedado por Go Infinite