A Argentina e o comércio internacional

El comportamiento de las exportaciones e importaciones constituye uno de los indicadores más relevantes de la marcha de la economía de una nación. Es una variable de la economía que permite ver rápidamente la evolución del país a lo largo del tiempo y precisar los cambios que ocurren en la estructura productiva. El comportamiento del comercio exterior de la Argentina en los últimos años enciende luces de alerta de que algo está pasando, especialmente con las exportaciones, y que ese algo no es positivo.

iversos trabajos sobre el tema así lo hacen ver; entre ellos el seguimiento del comercio exterior que viene elaborando la Consultora DNI, que dirige Marcelo Elizondo con larga experiencia en el tema.

Una primera observación que se hace es que las exportaciones para el corriente año rondarían los 74 mil millones de dólares, con una caída del orden del 10% respecto al año pasado.

Este sería, además, el tercer año consecutivo de baja en las exportaciones, que alcanzaron el récord de 84 mil millones en el año 2011. El fenómeno ocurre en un contexto internacional donde el comercio mundial crece; se estima que este año el total de las exportaciones mundiales crecerá un 4%.

La relación entre el estancamiento de nuestras exportaciones y crecimiento de comercio muestra que también perdemos participación en el mundo.
La Organización Mundial del Comercio (OMC) señala que en los últimos años el comercio mundial ha crecido, de media, el doble de rápido que la producción mundial.

Desde hace ya varias décadas en el mundo existe un amplio consenso de que el comercio internacional, y las inversiones extranjeras directas, son motores genuinos que impulsan el desarrollo de los países emergentes.

Basta repasar la lista de los países que más crecen para comprobar la veracidad de tal afirmación. De lo señalado por la OMC surge otra conclusión de interés: no existen problemas de demanda en el comercio internacional, no es que Argentina exporta menos porque el mundo compra menos; por el contrario, vendemos menos a un mundo que compra más, y esto ocurre por tercer año consecutivo.

Las exportaciones totales estimadas para este año apenas superan en poco más del 4% las de 2008, cuando ocurrió el conflicto con el campo.


Las explicaciones del retroceso en materia de exportaciones giran en torno de la pérdida de competitividad de las empresas, en gran medida ligada al denominado atraso cambiario.

En realidad a una aceleración de la inflación que afecta los costos internos de producción y las múltiples distorsiones con el tipo de cambio. Las economías regionales, como la nuestra, son el lamentable ejemplo de tal situación.

Pero también la Consultora DNI agrega otros factores de interés que resume en el desaprovechamiento de los mercados que más importaciones realizan en el mundo.

Se trata de una veintena de países (considerando a la Unión Europea como uno) que se ordenan en una escala que va de una participación del 16% al 1% del total importado.

Entre los factores menciona un problema de volumen por falta de escalas de producción, escasa dimensión de los exportadores argentinos, deficiencias de logísticas, diferencias culturales, jurídicas o institucionales que requieren asistencia de servicios especiales.

Pero el informe destaca un punto esencial en el problema: se trata de la escasez de acuerdos comerciales de apertura de mercados, surgidos de negociaciones que permitan acceder a mercados que de otros mantienen restricciones comerciales.

La vitivinicultura es víctima directa de esta situación, en relación a Chile que tiene tratados de libre comercio con más de 60 países.


La otra cara de lo que pasa con las exportaciones es lo que se observa con las importaciones. Los países exportan para poder importar bienes y servicios que contribuyan a mejorar el nivel y la calidad de vida de su población.

Si exporta menos hay menos dólares para importar y si, además, el país no tiene acceso a los mercados financieros internacionales, la consecuencia es el racionamiento de las divisas y las severas dificultades para importar productos indispensables para las empresas y las personas. Revertir la situación del comercio exterior es una necesidad vital del país.

 

 

Fonte:


Desenvolvido por Controle Online - Desenvolvimento de aplicativos

Hospedado por Go Infinite